cómo hacer del 2015 un año ganador para tu negocio

random thoughts

“Aquí tienes 6 propósitos positivos de cara al 2015.

1_Invierte en tu equipo

Ya sea si tienes empleados o si trabajas con proveedores externos, tus colaboradores son esenciales para tu organización. Invertir tiempo y dinero en encontrar a la gente correcta para tu negocio es esencial, y una vez los tienes, quieres mantenerlos contentos y comprometidos con su trabajo. En 2015, encuentra formas de hacer que tu gente se sienta valorada y que quieran crecer contigo.

2_Escucha tu intuición

Casi todas las malas decisiones te dejan esa sensación pesada de “lo sabía”. ¿Estás de acuerdo con eso? Es cierto que vas a tener que asumir riesgos, pero no olvides nunca escuchar a tu intuición. No siempre es lógico, pero las sensaciones que te producen una dirección u otra pueden ser un gran indicativo del camino correcto.

3_Busca fuentes de inspiración

  • Encuentra a personas creativas en tu entorno y crea un grupo de mastermind o encuentros cada mes o trimestre para hacer brainstorming con ellos.
  • Encuentra tiempo para disfrutar de la música, el arte o la naturaleza.
  • Mira qué novedades y tendencias hay en otros mercados y sectores.
  • Lee libros de marketing, estrategia y ventas.
    Todas estas cosas te ayudarán a afinar tu mente, buscar soluciones diferentes y mantenerte con la ilusión que necesitas para cambiar las rutinas negativas de tu negocio.

4_Ten claras tus fortalezas (y aprovéchate de ellas)

Normalmente hay 2 ó 3 cosas que una empresa hace realmente bien. Son las cosas en las que se basa tu buena reputación y las que te ayudarán en el futuro.

5_Haz networking de forma regular

Una de las peores cosas que puedes hacer por estar ‘demasiado ocupado’ es aislarte de otras personas que trabajan en tu sector. El networking a veces puede parecer una pérdida de tiempo (y puede ser así si no tienes un objetivo claro y una estrategia); conocer a personas que te inspiran y hacer nuevas conexiones te ofrecerá interesantes oportunidades en el futuro.

6_Haz algo bueno por los demás

Hay empresas que basan su modelo de negocio en hacer algo bueno por los demás. No todas pueden o deben ser ONGs, y no hay contradicción entre hacer algo bueno y ganar dinero. Pero todas las empresas deberían encontrar formas de contribuir para hacer un mundo mejor, incluso para gente que no se puede permitir pagar por el producto o servicio. Sea lo que sea, piensa en formas de dar valor primero y ayudar a los demás.”

Isabel Anthony Torres (new.seeseuno.es)

Anuncis

4 modos de representar un modelo de negocio

concepts & definitions

“Varios autores han desarrollado sus propias representaciones y explicaciones de lo que verdaderamente se esconde detrás del concepto ‘modelo de negocio’, de las que he seleccionado aquellas que me han parecido menos académicas y más sencillas de utilizar.

1_Business Model Canvas. Sin lugar a dudas se trata de la más famosa de todas estas representaciones. Desarrollada por Alex Osterwalder e Yves Pigneur, divide al modelo de negocio en nueve bloques, que corresponden a cuatro grandes áreas: clientes, propuesta de valor, estructura y finanzas. A la vez, en el área de clientes tenemos tres bloques: segmento de clientes que pretendemos servir, canales de distribución para llegar a ellos y el tipo de relación que establecemos. La propuesta de valor se representa con un único bloque que pretende dar respuesta a la pregunta de ¿qué ofrecemos?.También en la parte de la estructura tenemos tres bloques que son: los recursos clave, las actividades y los socios con los que colaboramos para explotar nuestro negocio. Por último, dos bloques representan la parte financiera, y estos son: los ingresos y los costes.

2_Otro Business Model Canvas. En este caso, el autor divide al modelo de negocio en cuatro grandes bloques: propuesta de valor, arquitectura de valor, modelo de ingresos y elementos relacionados con la cultura de la organización.
En la propuesta de valor se incluyen tanto los segmentos de clientes y el “job-to-be-done” que estos intentan satisfacer, como los beneficios que nuestra oferta aporta al cliente. La arquitectura de valor está formado por todos aquellos aspectos que nos ayudan a crear y entregar ese valor; esto incluye los canales de distribución, la descripción de la oferta de productos o servicios, la cadena de valor, las capacidades clave y los “partners” con los que colaboramos. El siguiente bloque hace referencia a los costes y los ingresos, por lo tanto es la parte que explica el modo en como la empresa captura parte del valor que crea y entrega. Por último, la novedad de esta representación es que dedica un apartado a elementos relacionados con los valores, el equipo y el estilo de liderazgo, unos intangibles que pueden ser fundamentales a la hora de explicar las diferencias existentes en los resultados que obtienen empresas con modelos de negocio muy similares.

3_The four-box business model. En el libro Seizing the white space, Mark W. Johnson nos propone representar el modelo de negocio de cualquier empresa a partir de cuatro cajas. 1) Propuesta de valor para el cliente:  incluye el segmento de clientes, el “job-to-be-done” o necesidad que se pretende satisfacer, y la oferta que da respuesta a esa necesidad. 2) Fórmula del beneficio: incluye el modelo de ingresos, estructura de costes, modelo de márgenes y la velocidad de los recursos, es decir, la frecuencia a la que debemos utilizar nuestros activos para soportar el volumen esperado y lograr el nivel de beneficios deseado. 3) Recursos clave: aquí se incluyen los elementos necesarios para crear y entregar nuestra propuesta de valor de manera rentable (con conceptos como tecnología, equipos, personas, marca, canales, etc…). 4) Procesos clave: incluye los procesos clave, así como las métricas y las normas (a nivel de procesos se hace referencia a las diferentes actividades como pueden ser diseño, producción o marketing, por nombrar algunas; a nivel de las métricas, los criterios numéricos para determinar los márgenes a la hora de decidir la idoneidad de realizar nuevas inversiones o para pedir créditos, por ejemplo; y en cuanto a las normas, se refieren a aspectos como los requisitos del tamaño de mercado para realizar inversiones).

4_Boston Consulting Group. Según el BCG, cualquier modelo de negocio se divide en dos elementos, la propuesta de valor y el modelo de explotación, los cuales se dividen a la vez en tres subelementos.La propuesta de valor responde a las preguntas relacionadas con ¿a quién servimos? y ¿ qué ofrecemos?. Se descompone en tres elementos:

  • Segmento de clientes: clientes a los que deseamos servir y necesidades a las que buscamos dar respuesta.
  • Producto o servicio que ofrecemos: solución que ofrecemos a nuestros clientes para satisfacer sus necesidades.
  • Modelo de ingresos: modo en que la empresa es compensada por su oferta.
El modelo de explotación da respuesta a ¿cómo creamos y entregamos de manera rentable nuestra oferta?. Se divide también en tres elementos:
  • Cadena de valor: modo en como se organiza internamente la empresa para crear valor (destacando que actividades se realizan internamente y cuales son externalizadas).
  • Modelo de costes: explica los costes en que incurrimos para poder entregar nuestra oferta de manera rentable.
  • Organización: manera en que una empresa utiliza el talento interno para sostener y mejorar su ventaja competitiva.

Para finalizar, comentar que cada una de estas representaciones tiene sus fortalezas y sus debilidades, pero independientemente de cual se desee utilizar, las empresas deberían adoptar alguna de estas descripciones para definir su modelo de negocio, logrando de ese modo un lenguaje compartido entre sus directivos y empleados que debería ser el primer paso para, posteriormente, evaluarlo de manera continuada y plantearse constantemente el modo de mejorarlo o incluso innovarlo.”

Xavier Camps The Jazz Musician

11 obsesiones que tienen en común las empresas más exitosas del mundo

work smarter

¿Sabes que tienen en común Google, Ferrari, Apple, Marriot, Novartis, ING Direct y Cisco?
Que además de estar consideradas entre las mejores empresas del mundo para trabajar, comparten 11 obsesiones que las hacen ser una marca de referencia para sus competidores y una Love Mark para sus clientes actuales y potenciales.

1_Obsesión por la diferenciación:
Pese a que vivimos en un mundo saturado de competencia, las grandes empresas consiguen mantenerse y sobresalir porque basan su estrategia en la diferenciación. Es decir, todas las grandes empresas buscan diferenciarse del resto de sus competidores, ser únicos, novedosos, inimitables, pioneros, etc. Y esto lo plasman en absolutamente todo lo que hacen: desde el diseño de sus productos, hasta su imagen y su comunicación.

2_Obsesión por el cliente:
Todas las empresas de éxito están obsesionadas con satisfacer a sus clientes. Por eso, dedican gran parte de sus esfuerzos y su inversión en segmentar a sus clientes, analizarlos,buscar sus insight, encontrar sus necesidades insatisfechas, encontrar la manera de satisfacer sus necesidades insatisfechas, realizar estudios de mercado, encuestas de satisfacción, etc. Además, refuerzan las áreas que se dedican a la atención del cliente, el servicio de post-venta, etc. para asegurarse que el cliente jamás se queda desatendido.

3_Obsesión por la planificación:
Las grandes empresas no creen en la suerte. Por eso no dejan que nada quede a merced del azar y planifican todos los pasos que van a dar, tanto en el corto como en el mediano y largo plazo. No dan un paso al frente, sin haber realizado previamente suplan de negocios, su plan de marketing, su plan de comunicación, su plan de branding, su plan de Social Media Marketing, etc.

4_Obsesión por la calidad:
Todas las grandes empresas tienen unos estándares de calidad muy altos. Tanto así que para la mayoría de las grandes empresas la calidad de sus servicios forma parte de su estrategia de diferenciación. Por eso, los estándares de calidad se implementan en absolutamente todas las áreas de la empresa.

5_Obsesión por los procesos:
Todas las grandes empresas, además de planificar estratégicamente cada detalle, estudian al máximo todos los procesos implicados en su empresa para asegurarse que no hay cuellos de botella o errores que puedan dañar sus productos, su imagen y su reputación. Desde el proceso de ventas hasta el proceso de devoluciones, de demanda de pedidos o de fabricación de productos. Por eso establecen protocolos que detallan todos los procesos paso a paso para asegurarse que toda la empresa está alineada a cumplir los objetivos establecidos.

6_Obsesión por los empleados:
Otro elemento que tienen en común las grandes empresas es su obsesión por tener trabajadores satisfechos y motivados. Las grandes empresas saben que los empleados forman parte de su valor diferencial por lo que no solo contratan a los mejores sino que además tienen políticas de recursos humanos que potencian su productividad, su motivación y su satisfacción: Desde inmejorables lugares de trabajo, hasta ventajas sociales y bonificaciones. Para estas empresas toda inversión es poca cuando se habla de cuidar al personal de la empresa.

7_Obsesión por la imagen:
Todos sabemos que una imagen vale más que 1.000 palabras. Y las grandes empresas también lo saben. Por eso cuidan al máximo todos los detalles que pueden afectar directa o indirectamente a su imagen como marca. Desde el logotipo y el diseño de los productos hasta la página web, los envases o los e-mails automáticos de respuesta. Cualquier elemento que afecte directa o indirectamente a la imagen de la empresa está cuidado al detalle.

8_Obsesión por el aprendizaje:
Todas las grandes empresas están dispuestas a aprender. Por eso les encanta conocer la opinión de los consumidores ya que les ofrece la posibilidad de mejorar y aprender de sus errores. Además, siguiendo esa obsesión por el aprendizaje, todas las grandes empresas potencian en conocimiento de sus empleados, los capacitan, los especializan, etc.

9_Obsesión por la innovación:
Las grandes empresas suelen reinventarse. Eso es debido a la obsesión por la innovación, ya conocen a la perfección la velocidad y la voracidad del mercado, la duración de los ciclos de vida de sus productos y servicios y la necesidad de ser punteros e innovadores para cautivar al mercado y diferenciarse del resto de sus competidores.

10_Obsesión por el compromiso:
Las grandes empresas, son empresas comprometidas con sus clientes y con sus empleados, pero también están comprometidas con su entorno y con su comunidad. Por eso dedican parte de sus esfuerzos a la responsabilidad social empresarial, al eco-marketing y a los trabajos y colaboraciones con la comunidad y su entorno más cercano.

11_Obsesión por el control:
Las grandes empresas controlan o intentan controlar absolutamente todo lo que tenga que ver con su empresa: desde la productividad o el éxito en cifras de sus productos y campañas hasta la calidad de sus proveedores, los cambios en el mercado, la efectividad de sus partners o el impacto que causan en el entorno.

¿Y tu empresa? ¿Tiene alguna de estas sanísimas obsesiones?”

Idearium 3.0 (idearium30.com)