La buena crisis

random thoughts

“La variable clave para que un sistema humano funcione a cualquier nivel es la confianza. Y la confianza es algo que no admite grados: o confías o no confías. Si hay confianza hay compromiso, y cuando hay compromiso aparece la calidad.

Muchas empresas hablan mucho de motivación, pero esas empresas lo que deberían de hacer es dejar de desmotivar. La motivación se logra tratando con respeto a las personas. Primero seleccionándolas bien para los propósitos y fines que tiene nuestra organización. Es muy importante hacer una buenas selección del perfil que encaje por competencias y capacidades al lugar que tiene que ocupar; personas con un alto nivel de talento pero sobre todo con un excelente talante. Por lo tanto, la selección es muy importante; la selección de aptitudes intelecutales y operativas, pero también de la inteligencia emocional y social, la empatía, la capacidad de escuchar, aprender… Esa inteligencia creativa que sólo nace si están las cualidades anteriores. Y sobre todo inteligencia moral. La ética. Porque de nada sirve lo anterior si no hay unos principios en los que las personas se sienten respetadas y cuidadas.

Però insisto, quizás el problema más grande que tenemos hoy en la economía mundial es la falta de valores y principios, la falta de transparencia, la manipulación, la mentira, los intereses ocultos… En definitiva, la perversión.

La crisis económica ha sido un síntoma de una crisis profundísima de ética y de principios. Mientras no tomemos conciencia de eso no puede haber brotes verdes.

Lo que realmente genera desánimo y pesar en la sociedad civil española es que no hay nadie que le diga que todo este esfuerzo que está haciendo servirá para tener algún futuro concreto. (En lo estratégico, en la gestión de una organización tienes que tener una visión y compartirla con tu gente.)

Y es que si no hay ética y no hay visión de futuro, no puede haber transformación.”

Reflexions d’Àlex Rovira, autor de La buena crisis, a la revista Notoria (nº 12)

Anuncis

la nueva economía

random thoughts

A día de hoy, las empresas que tienen éxito son las que inspiran, aportan valor y conectan con sus clientes a nivel emocional.

Ahora las empresas empiezan a hablar de cómo pueden ayudar a las personas, cómo pueden respetar el medio ambiente y cómo pueden ser rentables a su vez, cuando antes sólo importaba lo último. Porque hoy sabemos que el marketing ha de estar orientado a dar valor, a dar valor primero. Por eso tu marketing ha de permitirte establecer una relación de confianza con tu mercado desde el principio, dar valor primero. De hecho, una de las mejores empresas en el mundo, una de las empresas más poderosas y que TODOS conocemos, basa su modelo de negocio en dar primero, en dar gratis. En efecto, se llama Google, y ellos basan su modelo de negocio en dar valor primero y su visión es hacer que la información esté disponible para todo el mundo. ¿No es una visión increíble?

Y aquí está el tema: los negocios hoy no empiezan con un producto, empiezan con un por qué. Lo que sabemos hoy en el marketing y en la economía es que los negocios que tenían un gran por qué, una gran visión, conectaban con las personas a un nivel emocional. Así, cuanto mayor sea tu por qué, cuanto mayor sea tu visión, más conectarás con las personas a nivel emocional. Hoy son las emociones lo que venden. La gente compra por la emoción, no por la lógica. Sí, tienes que atarlas juntas, pero son las emociones las que venden.

El hecho de que sientas pasión por tu proyecto, que te inspire, que quieras hacer algo importante, eso es lo que vende. Esa es la razón por la que digo que estamos pasando a una era en la que los pequeños negocios vamos a ponernos por delante. Las reglas del juego están cambiando, y cuando empieces a conocerlas, podrás jugar con resultados extraordinarios.”

Isabel Anthony Torres, Se Ese Uno