Supera la crisis reinventándote

publications

La crisis no es ni buena ni mala, sólo una situación en la que lo que antes valía ya no sirve, asegura Eduardo García. Y por eso afirma, en este manual que rezuma optimismo, es la gran oportunidad para quien quiera dirigir una pequeña empresa, siempre que sea un profesional de la gestión. Después de todo, dice, en épocas de bonanza las grandes empresas engordan demasiado y en las crisis suelen adegazar traumáticamente y externalizar servicios. Y cuando el mal tiempo arrecia y se producen cambios en la ecuación de valor para el cliente, siempre es el pequeño el que cubre mejor los nuevos huecos de mercado. En este libro muestra que, llegada la crisis, sólo se progresa si se adopta una actitud positiva y se toma el mando de la situación.

Supera la crisis reinventándote, de Eduardo García Erquiaga
Libros de cabecera, Barcelona, 2014
210 pàgines, 18 € (e-book: 9 €)

La buena crisis

random thoughts

“La variable clave para que un sistema humano funcione a cualquier nivel es la confianza. Y la confianza es algo que no admite grados: o confías o no confías. Si hay confianza hay compromiso, y cuando hay compromiso aparece la calidad.

Muchas empresas hablan mucho de motivación, pero esas empresas lo que deberían de hacer es dejar de desmotivar. La motivación se logra tratando con respeto a las personas. Primero seleccionándolas bien para los propósitos y fines que tiene nuestra organización. Es muy importante hacer una buenas selección del perfil que encaje por competencias y capacidades al lugar que tiene que ocupar; personas con un alto nivel de talento pero sobre todo con un excelente talante. Por lo tanto, la selección es muy importante; la selección de aptitudes intelecutales y operativas, pero también de la inteligencia emocional y social, la empatía, la capacidad de escuchar, aprender… Esa inteligencia creativa que sólo nace si están las cualidades anteriores. Y sobre todo inteligencia moral. La ética. Porque de nada sirve lo anterior si no hay unos principios en los que las personas se sienten respetadas y cuidadas.

Però insisto, quizás el problema más grande que tenemos hoy en la economía mundial es la falta de valores y principios, la falta de transparencia, la manipulación, la mentira, los intereses ocultos… En definitiva, la perversión.

La crisis económica ha sido un síntoma de una crisis profundísima de ética y de principios. Mientras no tomemos conciencia de eso no puede haber brotes verdes.

Lo que realmente genera desánimo y pesar en la sociedad civil española es que no hay nadie que le diga que todo este esfuerzo que está haciendo servirá para tener algún futuro concreto. (En lo estratégico, en la gestión de una organización tienes que tener una visión y compartirla con tu gente.)

Y es que si no hay ética y no hay visión de futuro, no puede haber transformación.”

Reflexions d’Àlex Rovira, autor de La buena crisis, a la revista Notoria (nº 12)

confiar en uno mismo

random thoughts

“Érase una vez un hombre que vivía muy cerca de un importante cruce de caminos. Todos los días, a primera hora de la mañana, llegaba hasta allí e instalaba un puesto ambulante en el que vendía bocadillos que él mismo horneaba. Era sordo —así que no escuchaba la radio— y tampoco veía muy bien. Por este motivo, ni un solo día veía la televisión ni leía las revistas, pero eso sí, vendía exquisitos bocadillos.

Meses después alquiló un terreno, levantó un gran cartel de colores y personalmente seguía regonando su mercancía, gritando a todo pulmón: “¡Compre deliciosos bocadillos calientes!”. Y la gente compraba cada día más y más. Así que alquiló un terreno más grande y mejor ubicado, y sus ventas incrementaron día a día. Su fama aumentaba y su trabajo era tanto que decidió llamar a su hijo, un importante empresario de la gran ciudad, para que le ayudara a llevar el negocio.

Al recibir su llamada, su hijo respondió: —Pero papá, ¿No escuchas la radio ni ves la televisión? No te puedes fiar de como te van las cosas ahora mismo, estamos pasando una grave crisis y la situación va a ir a peor—, le dijo. El padre pensó: “Mi hijo trabaja en una gran ciudad, tiene contactos importantes y está muy bien informado… ¡Debe saber de lo que habla!”. Así que revisó sus costes, compró menos pan y disminuyó la compra de cada uno de los ingredientes, dejando de promocionar sus exquisitos bocadillos. Su fama y sus ventas comenzaron a caer, y poco tiempo después tuvo que devolver el terreno. Aquella mañana llamó a su hijo y le dijo:”Tenías mucha razón, verdaderametnte estamos atravesando una gran crisis!”.

Conte publicat al suplement -ES de La Vanguardia (22 març 2014)

vamos hacia un mundo extremadamente complicado en el que la salida será el autoempleo

random thoughts

Fragmento de la entrevista de Ima Sanchís a Ariel Andrés, emprendedor social (creador de Antiparo.com), en La Contra de La Vanguardia (14 febrer 2014):

I.S.: “Tener un trabajo ¿ya nunca volverá a ser lo mismo?”
A.A.: “Dicen los últimos estudios que en el año 2020 más de la mitad de los trabajadores de los países desarrollados serán freelance.”

I.S.: “¿Adiós a la seguridad social?”
A.A.: “Sí, y hola a los trabajadores del conocimiento: sabes mucho sobre un tema y vendes esos conocimientos o habilidades a diferentes empresas.”

I.S.: “La incertidumbre asusta.”
A.A.: “Lo realmente peligroso es estar esperando a que las cosas vuelvan a ser como antes de la crisis, porque eso no va a ocurrir.”

I.S.: “Pues manos a la obra. ¿Cómo monto mi propio proyecto”
A.A.: “Defina su idea a partir de una habilidad suya y que le guste, que tenga potencial para resolver problemas y que la gente esté dispuesta a pagar por ello.”