La economía de la Intención

publications

Doc Searls acuñó esta expresión en uno de sus artículos en el Linux Journal. En él planteaba La economía de la Intención impulsada por los consumidores, donde las empresas tienen que responder a las intenciones reales de los clientes. Ya no basta con esforzarse en llamar la atención del consumidor y el marketing tradicional pierde peso. Se trata de lograr una personalización masiva. El cliente tiene el poder de decirle a los vendedores lo que quiere, cómo lo quiere, dónde lo quiere y cuándo lo quiere. Muestra su necesidad y son las empresas las que tienen que aportar la mejor oferta.

En La economía de la Intención solo van a sobrevivir las organizaciónes capaces de adaptarse a ese cambio de la demanda, las que sean capaces de modificar la comunicación corporativa y su relación con las personas.

Vivimos un cambio de paradigma. Los consumidores han asumido el control gracias a las herramientas online y exigen a las marcas una forma distinta de acercarse al mercado: “no me vendas, déjame que te compre”. Tras esta máxima se esconde una estructura empresarial diferente que toma las decisiones en función de los deseos del cliente. Ellos los exponen y comparten en múltiples canales. Las empresas solo tienen que escuchar, interpretar y actuar en consecuencia.

The intention economy; when customers take charge, de Doc Searls
Ed. Harvard Business School Press.

Anuncis

crece la brecha entre clientes y empresas

random thoughts

“La gran asignatura pendiente de las empresas españolas es la explotación del conocimiento que tienen sobre sus clientes; el consumidor no percibe que la oferta se adapte a sus necesidades, ni que intenten fidelizarlos o retenerlos. Por eso preocupa que los nativos digitales van a ser un segmento relevante de consumo alrededor de 2020 y serán mucho más exigentes en estos aspectos, lo que significa que a muchas empresas les queda menos de una década para adaptarse al mundo digital. “Quién no lo haga está sencillamente perdido, y pensemos que los cambios que vienen ahora van a una velocidad de vértigo”.”

Jordi Goula al suplement Dinero de La Vanguardia (1 desembre 2013)

insert coin

personal thoughts

Actualment, les persones som com una moneda de dues cares: per una banda tenim el perfil treballador i per l’altre tenim el perfil consumidor. El gran problema és que si no treballem (i per tant, no guanyem diners), no podem consumir. O sigui: o som les 2 cares o no som res. No hi ha una alternativa?